jueves, 29 de enero de 2009

Compromiso Social de la Enfermería


“LAS INSTITUCIONES REPRESENTATIVAS DE LA ENFERMERIA EXIGEN UN CAMBIO EN EL MODELO DE GESTIÓN”


EL COMPROMISO SOCIAL DE LA ENFERMERÍA

Lic. Santiago Durante

La luz sigue encendida, el llamado continúa... incesante. Esa persona sigue esperando la atención de quien no puede atenderla. Al menos no como debe ser atendida. Las razones pueden ser muchas, pero el resultado siempre es el mismo: unos cuidados de baja calidad y una amarga sensación por parte de ambos: del paciente, la de sentirse abandonado... tratado con indiferencia; la de la enfermera, de agobio, del deber no cumplido, de impotencia ante el sistema perverso que la obliga a actuar en forma mecánica, alienante.

Está dicho que la Enfermería está orientada a contribuir en la satisfacción de las necesidades de la persona cuidada. Ahora bien, ¿qué sucede cuando esas necesidades insatisfechas las trasladamos al ámbito de lo social?

Cada día, durante el último año 16.815 personas (¡12 por minuto!) pasaron a formar parte de la franja de nuevos pobres. Un 53% de la población argentina, 19 millones de habitantes vive bajo la línea de pobreza. Entre ellos, 9 millones de indigentes. La situación se agrava en el caso de los niños: siete de cada diez menores de 14 años son pobres. (1)

Muchos colectivos profesionales se han manifestado con respecto a la crisis y han tomado ya cartas en el asunto. Pero la sociedad argentina necesita con urgencia de la Enfermería. La comunidad argentina está enferma, la “paciente Argentina” necesita con urgencia de la atención de una enfermera. A cambio obtiene... el silencio, la indiferencia…

A propósito de libros y cartoneros...

Rodolfo Ramírez, es el responsable del Centro Cultural “Casa Águeda”, una entidad sin fines de lucro en la localidad de San Martín del conurbano bonaerense. Hace un tiempo atrás, Ramírez me comentaba que se acercó un grupo de Boys Scouts de la zona para ofrecer su colaboración. Así, los jóvenes entusiastas comenzaron a recolectar libros para donarlos a la biblioteca popular que funciona en “Casa Águeda”.

Lo llamativo del asunto es lo que sucedió después de la colecta: muchos de los libros provenientes de “limpiezas” de bibliotecas de colegios religiosos, no poseían ningún valor significativo para la biblioteca. Sobre todo por su antigüedad y temática. Don Ramírez, con su buen criterio y apremiado por el reducido espacio de los anaqueles de la biblioteca, tuvo que hacer una selección de los mismos, de la cual quedó un importante remanente para el “descarte”.

Tiempo atrás, este sanjuanino habría hecho un enorme paquete con aquellos volúmenes y los habría embalado hacia su terruño natal para que sean repartidos entre las escuelas rurales de la provincia. Aunque esta vez optó, por otra solución: entregó todos estos libros a un niño cartonero que pasa todos los días por la puerta del Centro Cultural...

Sin duda el destino de esos libros iba a ser el reciclado de papel, uno de los negocios más frecuentes en estos tiempos de crisis.

¿Utilizamos los libros para ser leídos... o para ser “comidos”?

En una lectura rápida de la situación me horroricé por la posibilidad de que un libro, un elemento sacrosanto en nuestra cultura sea mancillado por la miseria y ser canjeado por unas monedas por su peso en papel.

Repensando la situación pude ver que esas monedas darían un plato de comida al niño cartonero y tal vez a sus hermanos... los que, tal vez no puedan leer un libro en medio del trágico torbellino por el que atraviesan sus vidas. No obstante no cabe duda de que sin ese plato de comida perderían toda posibilidad de leer un libro alguna vez. “Sin educación, las personas son más vulnerables porque, como carecen del mundo interior que ella construye, quedan limitadas al espacio enrarecido de su experiencia cotidiana”.(2)

La salud no es un bien que se posee, un estado estable o una ausencia de enfermedad. Formando parte de la dinámica de la experiencia humana, la salud se integra en la vida misma del individuo, la familia y los grupos sociales que evolucionan en un entorno particular.

Fuentes:

1 Datos del diario Clarín del 22/08/02 citados por Pablo Stancanelli en “El mejor alumno bajo la lupa” Forum Social Mundial (FSM) Temático en Argentina, Le Monde diplomatique, Edición Cono Sur. Septiembre 2002.

2 ETCHEVERRY, G. J.: “La tragedia educativa” Fondo de la Cultura Económica de Argentina S.A. 10ª reimpresión Buenos Aires, Argentina 2001. Página 75.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada